El abogado de Vanguard Investment afirma que las viviendas de Olocau se acabarán en un mes

Autor: Levante-EMV
Fecha: 14/02/2008

Vanguard Investment, la promotora alicantina pendiente de acabar decenas de chalés en Olocau, aseguró ayer por boca de un portavoz que las obras acabarán en un mes, aunque admitió que la firma está pendiente de resolver problemas con Iberdrola y de la obtención de licencia de primera ocupación.

Propietarios de 60 viviendas de la urbanización valenciana promovida por Vanguard han denunciado públicamente defectos en las calidades de las casas y la imposibilidad de acceder a las mismas. El abogado Francisco Zaragoza, portavoz de la compañía, explicó a este periódico que las promociones que tenían pendientes en San Juan y en la calle de Pelayo están paralizadas, aunque no se ha vendido vivienda alguna. Respecto al solar del antiguo cine Monumental de Alicante, Francisco Zaragoza aseguró que "muy pronto" se reanudarán los trabajos para la construcción de un edificio.

Mientras, el promotor de la urbanización Royal State, José Manuel Pombo Rodríguez, justificó en declaraciones a Canal 9 que no se han acabado las obras "por la situación que hay ahora en España. Han caído las contrataciones y por eso hemos creído conveniente parar las obras porque hacerlas era un gasto inútil".

Pombo, en las mismas declaraciones realizadas al canal autonómico de televisión, aseguró que los propietarios de los chalés inacabados no tienen razón y aseguró que tenía documentos para probarlo, aunque no los mostró a las cámaras. El empresario señaló que "tengo documentos que me dan la razón. Los propietarios afirman que no tienen la cédula de habitabilidad pero cuando tuvieron las escrituras esta gente firmo un documento en el que se decía que estaban de acuerdo de tomar la posesión de las casas sin haber finalizado las obras", afirmo Pombo.

A Pombo Rodríguez se le acumulan los problemas. Al asunto de Olocau se le une hoy una visita a los juzgados de Alicante por la denuncia de un proveedor por impago de materiales. En total se le reclama 12.000 euros.

Fuente: Levante-EMV.