Medio millón de euros para recuperar el esplendor que tuvo la torre de Olocau en el siglo XIII

Autor: Las Provincias
Fecha: 28/05/2021

Se construyó en el siglo XIII. Nació como una torre de defensa árabe y posteriormente se hizo cristiana. Y exactamente hoy, cientos de años después de que se alzara, van a comenzar las obras para consolidar este histórico espacio desde el que se domina la localidad de Olocau y los términos municipales contiguos. La torre de Pardines es uno de los monumentos más reconocibles del municipio y a partir de hoy, tras la firma del convenio que tuvo lugar al mediodía de ayer entre el Consistorio y la empresa Llop Proyectos Integrales SL, comenzará un plazo, fijado en siete meses y una semana, para que este histórico edificio, catalogado como Bien de Interés Cultural, presente un mejor aspecto y se descarte un posible derrumbe de algunas de sus partes. Precisamente el próximo 6 de junio se cumplirán 20 años de este reconocimiento, que se concretó en 2001.

La cantidad por la que finalmente se ha adjudicado esta obra se sitúa en los 476.664,38 euros. Tres cuartas partes del dinero lo aportará el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a través del 1,5% cultural mientras que el Ayuntamiento abonará la cantidad restante.

El primer edil, Antonio Ropero, se mostró satisfecho con el inicio de esta obra en la que las excavaciones efectuadas han servido para corroborar sus orígenes árabes y su posterior paso a la civilización cristiana.

En las mismas exploraciones también se halló una moneda de la época del rey Jaume I y cerámica diversa.

"Nuestra intención es afianzar el edificio y reconstruir las dos plantas", señaló el Alcalde, quien destacó que no se destinará a fin cultural alguno, algo para lo que tienen la cisterna, que será una sala de exposición.

Ropero recordó los trámites que han tenido que realizar en los dos últimos años, con visitas incluidas a Madrid, para conseguir el apoyo del Ministerio en forma de subvención.

La Casa de Señorías y el yacimiento del Puntal del Llop han sido otros recursos patrimoniales que han puesto en valor en los últimos años. En el caso del yacimiento, el primer edil destacó la importancia del mismo al recibir 50.000 visitas cada año.

A lo largo de su historia la torre ha vivido guerras y terremotos que han afectado a su estado. En 1902 la casa y las tierras del dominio directo del Condado pasaron a Marià Zarforteza i Crespí de Valldaura y su esposa, Ángela Lund. En 1918 los sobrinos de estos, Mateu, Josep y Dídac Zaforteza i Mussoles, residentes en Palma, se convirtieron en propietarios hasta que, en 1959, la vendieron a los hijos y descendientes del último apoderado, Lluís Romero i Bernad. En el año 1999 este edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Olocau y desde entonces, y con ayuda de la Diputación de Valencia, se han realizado diferentes fases de rehabilitación.

Uno de los próximos proyectos que desea acometer el Ayuntamiento en materia patrimonial, el castillo de Alucad (o Real) está ligado a una de las joyas de la literatura española: el Cantar del Mío Cid. En los versos 1.106 y siguientes se dice: "A menos de lid, esto no se acabará. / Vayan los mandados por los que nos deben ayudar / Los unos a Jérica y los otros a Alucat / Desde allí a Onda y los otros a Almenar". La intención del Ayuntamiento es, tras haber elaborado un plan director, poder intervenir en el acceso y la senda de un punto que pueda ser de interés para los aficionados a la ruta del Campeador al ser un espacio en el que estuvo alrededor del año 1094. El primer edil destacó que, como ha ocurrido con la torre de Pardines, confía en recibir la ayuda del Ministerio para poder hacer frente a la inversión necesaria para la actuación.

Fuente: Las Provincias.