Olocau sancionará a la empresa Vanguard por incumplir los plazos de las obras en la urbanización

Autor: Las Provincias
Fecha: 20/02/2008

El contador ha empezado a sumar. El Ayuntamiento de Olocau sancionará a la empresa Vanguard Investment por los retrasos en la entrega de las obras de urbanización que incluye 100 chalés. Un estudio realizado por los técnicos municipales concluye que estas actuaciones deberían haber acabado en febrero. A partir de ahora, el Consistorio multará a la promotora alicantina en función del tiempo que tarde en entregar las nuevas instalaciones.

Así se lo explicaron ayer Ascensión Arnal (PP) y Marisa Bou (EU), Alcaldesa y concejala de Urbanismo en Olocau, respectivamente, a los más de 200 afectados que acudieron por la tarde a la reunión en la Casa de la Cultura. Las regidoras volvieron a brindar a los vecinos el apoyo de los servicios jurídicos del Ayuntamiento. Además, mostraron la disposición de informarles sobre el desarrollo de los diferentes expedientes que se inicien.

La reunión, sin embargo, supuso un jarro de agua fría para muchos. El Ayuntamiento actuará sobre las obras de urbanización, pero no respecto a cada una de las viviendas. "Cada uno de los propietarios tiene sus contratos firmados con Vanguard. Nosotros sólo podemos mantenerles informados y apoyarles", indicó Arnal.

La Alcaldesa de Olocau reiteró que el principal problema es el de la instalación eléctrica en la zona. El Ayuntamiento ha iniciado conversaciones con Iberdrola para agilizar los permisos en la medida de lo posible. Después será ya posible conectar la depuradora.

El gran inconveniente de los vecinos es que hay tres clases de problema: el de aquellos que cuentan con cédula de primera ocupación pero tienen deficiencias, los que no tienen ese permiso para habitar pero han escriturado y los que ni siquiera han firmado ante notario.

Después de dialogar con los responsables municipales durante dos horas, los afectados estuvieron reunidos hasta avanzada la noche. Al cierre de esta edición, aún había decenas de ellos en la Casa de la Cultura de Olocau.

Uno de los afectados indicó que a la reunión habían acudido al menos dos abogados. Uno de ellos afirmó que iba a presentar una demanda contra Vanguard y ofreció a los asistentes firmar para adherirse a ese posible proceso. Otro letrado avisó de que en el caso hay un problema: al carecer actualmente la empresa de una dirección social, es difícil determinar contra quién hay que interponer la probable querella.

Fuente: Las Provincias.