El promotor que dejó cientos de casas sin acabar en Olocau lo achaca a la crisis inmobiliaria

Autor: Las Provincias
Fecha: 14/02/2008

Un armagedón que asola el sector inmobiliario de la Comunitat y ante el que es preciso protegerse. Eso es para José Manuel Pombo, administrador de la promotora Vanguard Investment, la crisis. Pombo ha permanecido un tiempo desaparecido, según él mismo reconoce, dejando sin acabar cientos de viviendas en toda la Comunitat Valenciana y se aferra a la desaceleración económica para justificar su actuación. El empresario afincado en Alicante afirmó ayer en LAS PROVINCIAS Televisión que las obras se paralizan "unas veces por prudencia y otras por causas ajenas".

El empresario quiso así dar la cara tras un día de furia, el del martes, protagonizado por decenas de clientes suyos de una promoción de viviendas de lujo en la urbanización La Pedralbilla, en Olocau. Los afectados seguían acudiendo ayer en masa al Ayuntamiento desesperados: unos denunciaban deficiencias en sus viviendas nuevas, mientras que otros, sencillamente, señalaban que el desaparecido constructor acumulaba un retraso en las obras de casi dos años y que las había dejado sin terminar.

El promotor se defendió: "Parece que hemos matado a alguien". Reiteró la "prudencia" como una de las causas para que su promotora se tomase un paréntesis en la construcción de viviendas. Pombo fue más explícito al afirmar, en declaraciones realizadas a Canal 9, que la paralización se debe a la crisis económica.

"Con la caída de la venta, lo más prudente era parar, porque el gasto es inútil". El administrador de Vanguard Investment argumentó que tienen previsto terminar la promoción y que los defectos en una obra no son ningún delito. Este último dato fue refrendado, en la televisión autonómica, por el abogado del propio Pombo, Francisco Zaragoza.

El empresario afincado en Alicante defendió una y otra vez que las obras en la promoción Royal Estate, la que incluye los 100 chalés de Olocau, no está paralizada. "Allí hay gente trabajando, las viviendas que quedan, alrededor de 60, se entregarán en un mes o mes y medio. Ya hay 30 que están ocupadas".

José Manuel Pombo sí que reconoció que las promociones en la provincia de Alicante se hallan, efectivamente paralizadas. El administrador de Vanguard Investment señaló que estas actuaciones se retomarán cuando venda las viviendas que está acabando en Olocau.

Las obras de los chalés de La Pedralbilla están a cargo de la mercantil Duroy Constructores, filial de Vanguard Investment, y 5m Top, que tiene un contrato con la promotora, pero que no mantiene relación societaria alguna con ella, como se publicó ayer.

Respecto a los retrasos por "causas ajenas", José Manuel Pombo los achacó a que Iberdrola aún no ha concedido el permiso para conectar las viviendas a la red eléctrica y a que tampoco funciona todavía la depuradora que tratará las aguas fecales de la urbanización.

Esta versión contrasta con la ofrecida ayer mismo por la Alcaldesa de Olocau, la popular Ascensión Arnal. "Iberdrola no le ha concedido los permisos porque todos los proyectos que aporta presentan deficiencias". La regidora especificó el martes, tal y como publicó ayer LAS PROVINCIAS, que la depuradora precisa del suministro eléctrico para funcionar.

Los afectados no han esperado a las explicaciones de Pombo. Las familias que adquirieron una vivienda en La Pedralbilla seguían acudiendo ayer en masa al Ayuntamiento de Olocau y han constituido una asociación para defender sus intereses y acudir a los tribunales.

El Consistorio reiteró que ofrece "todo su apoyo" a los afectados. De hecho, el próximo martes a las 19 horas está programada una reunión entre los han adquirido una de las viviendas de Olocau y el Ayuntamiento. En todo caso, desde la Corporación ya se ha instado a los afectados a que elijan a portavoces para agilizar los trámites.

Mientras tanto, José Manuel Pombo pide tranquilidad a los afectados y asegura que sólo ha estado ilocalizable durante 15 días. "Admitimos nuestra culpa por el cambio de oficinas sin haber informado".

Los locales han permanecido cerrados durante días y el teléfono que aparecía en la página web daba un tono como si no existiese. La página, por cierto, en la que la promotora informaba de todos sus proyectos en Alicante, Valencia y Murcia, ayer estaba ya cerrada, mientras que hasta el martes podía ser consultada.

Los afectados, por todo ello, no quieren ni oír de paciencia. Teresa Ibáñez, de la inmobiliaria Ibal, en Bétera, afirmó en Canal 9 que Vanguard Investment les debe dinero y que amigos suyos también se encuentran entre los afectados.

Y entre los que ni siquiera tienen sus inmuebles se encuentran aquellos que sí que residen en ellos, pero que denuncian las múltiples deficiencias. Canal 9 mostró el martes y ayer chalés con grietas y algunos que ya han sido entregados pero que falta por colocar algunos saneamientos en el cuarto de baño.

José Manuel Pombo, en ese sentido, señaló que cuando firmaron la escritura, los propietarios de esos chalés rubricaron documentos en los que se especificaba que las viviendas carecían de cédula de habitabilidad y las aceptaban sin acabar las obras. El administrador de Vanguard Investment no mostró ayer estos contratos.

Fuente: Las Provincias.