Los gases del basurero de Olocau matan la vegetación de la Calderona

Autor: El Mundo
Fecha: 20/02/2006

Si las posibles filtraciones de lixiviados a los acuíferos de Olocau son peligrosas, los gases que emanan del vertedero de Girsa también suponen un gran riesgo para el entorno. De hecho, el informe ecotoxicológico revela que la combustión de los restos soterrados en el basurero de la Diputación de Valencia generan una sustancia llamada "gas de vertedero" que "compromete el desarrollo de la vegetación" en esta zona de la Serra Calderona.

La Conselleria de Territorio emplazó en su día a la empresa pública Girsa a que soterrara el vertedero e iniciara un proceso de revegetación del terreno. Sin embargo, la combustión y la actividad de los residuos ilegales enterrados en la zona provocan la constante aparición de grietas de gran tamaño en el terreno por las que fluye un gas "de olor intenso" y que obligan a Girsa volcar tierra sobre el basurero cíclicamente para intentar taparlas.

El informe del Instituto de Medicina Legal señala que se trata del llamado "has de vertedero" que, en el caso de Olocau, está compuesto por "pequeñas cantidades" de gases "que pueden ser tóxicos y suponer un riesgo para la salud pública". La presencia de la masa gaseosa sobrevolando la Calderona confirma que, pese a su clausura, el vertedero sigue "activo" y, tal y como han apuntado informes del Seprona de la Guardia Civil, podría estar matando pinos y demás vegetación de la zona.

Otra aseveración inquietante del informe ecotoxicológico es que algunos de los gases presenten en el vertedero de Olocau destacan "por su toxicidad" y, además, "aparecen reflejados en los listados de contaminantes prioritarios para la protección de la salud humana y los ecosistemas". Además, la ausencia de toberas de ventilación en el vertedero (cuya misión es eliminar y depurar de forma controlada estos gases) suponen "un riesgo medioambiental por la diseminación y concentración incontrolada de los gases producidos por la digestión de los residuos" con el consiguiente peligro de "emisiones, incendio o explosión".

La generación de los "gases de vertedero", así como el incremento de la temperatura que se experimenta en el terreno, podrían estar detrás de la falta de vegetación de la partida La Paridora, donde se ubica el basurero. El informe judicial apunta, incluso, que aunque la empresa Girsa tratara de llevar a cabo un proceso urgente de revegetación, este trabajo "probablemente resulte infructuoso" por el nivel de actividad de los residuos.

La falta de vegetación conlleva otro problema añadido y es el riesgo de erosión de los taludes del vertedero que, sin plantas que lo protejan, se encuentra expuesto al incesante trabajo del agua y el aire. No obstante, al margen de la aparición de las grietas ya mencionadas, no parece que la erosión se encuentre, de momento, entre los problemas del vertedero de Olocau.

La afección medioambiental del basurero es más grave, si cabe, por el hecho de hallarse en el ámbito de la Serra Calderona, una reserva natural considerado como uno de los pulmones del área metropolitana de Valencia y, por extensión, de la provincia y de la Comunidad Valenciana.

Fuente: El Mundo.