El Alcalde de Olocau lucha por impulsar el papel de la mujer

Autor: Ayuntamiento de Olocau
Fecha: 08/03/2012

Días como hoy sirven para reflexionar sobre el papel de la mujer en la sociedad, para mantener vivo el recuerdo de mujeres que un día hicieron historia y que hoy se las rememora más que nunca.

Mujeres que fueron iconos de valentía, de seguridad, de lucha, mujeres capaces de afrontar la realidad y perseguir sus derechos, mujeres que nacieron para vivir y se le quito la vida. Hoy es su día, su recuerdo, la estampa grabada de su lucha nos sirve para perseguir aquello que nunca debe ser arrebatado: el derecho a la igualdad.

Desde el Ayuntamiento de Olocau se sigue impulsando el papel de la mujer en la actualidad y se persigue facilitar su inserción laboral a través de proyectos y medidas que permitan la formación. Porque una sociedad sin mujeres es una sociedad vacía como una casa sin pilares o un hijo sin su madre. por ello debemos seguir trabajando en los derechos de la mujer porque pese a tener mucho ganado toda lucha es poca.

Hoy tiene que ser un día en el que todos los partidos políticos estemos de acuerdo, un día que une las disidencias, las diferencias, las oposiciones y el reto es común: mantener el esfuerzo por la igualdad de las mujeres.

Proyectos como el Programa Clara evidencian, muestran y corroboran que nuestra implicación con la mujer es real. Recordamos que este proyecto permite a las mujeres desempleadas mejorar el perfil profesional, ayudar en la búsqueda de empleo y mejorar el desarrollo y bienestar personal de las mujeres. Unos cursos que se imparten en la Agencia de Lectura de Olocau. Además también concienciamos sobre el papel de las mujeres a través de conferencias como la que tendrá lugar el nueve de marzo en la Casa de la Senyoria. Envejecer en femenino servirá para analizar el contexto actual de la mujer.

En definitiva, es hoy un día para estar felices por los cambios que se han producido en relación a los derechos de la mujer pero también nos sirve para recordarnos que no debemos bajar la guardia.

Fuente: Ayuntamiento de Olocau.