El caudal de los ríos se triplicó en una hora a causa de las lluvias

Autor: Las Provincias
Fecha: 05/10/2012

Hace justo una semana un temporal de lluvia y viento castigó la Comunitat y arrasó con todo a su paso. Garajes inundados, muros derribados, carreteras cortadas, vehículos atrapados y medio centenar de heridos. Los efectos aún se dejan notar. En la comarca de L'Horta, una de las más afectadas por las precipitaciones, el caudal de los ríos y barrancos de la zona "llegaron a triplicarse en tan sólo una hora", apunta el coordinador forestal del Consorcio de Bomberos de Valencia, José Ángel Calvo.

De hecho, en algunas localidades, como Paterna y Torrent, y en urbanizaciones como La Canyada, "se registraron caídas de agua de 100 litros e incluso 200 litros por metro cuadrado". "Fue la zona donde más daño se produjo", afirma Calvo, quien explica que episodios como este "se dan casi todos los años de manera repetitiva. La gota fría es recurrente y tenemos que estar preparados".

Para aminorar los riesgos de estas lluvias, unidades de bomberos, y desde 2010 también brigadas de Emergencia de la Generalitat, efectúan controles de escalas de los caudales en los momentos más críticos. Ayer mismo varios efectivos se desplazaron al pantano de Olocau para realizar una lectura de agua. A estos puntos acuden cada vez que hay aviso de fuertes lluvias y permanecen in situ para pasar los datos de la capacidad a tiempo real. Llevan un listado con la distribución de las escalas, donde apuntan el nivel en ese momento. Si la aportación de agua supera la cantidad de desalojo, el 112 ya pone en marcha el protocolo según el riesgo y que puede incluir evacuaciones de población.

En el episodio de lluvias torrenciales de la semana pasada, este barranco no vio aumentada su capacidad de forma significativa, ya que las precipitaciones se concentraron en el litoral. En esta zona cayeron 50 litros por metro cuadrado. En cualquier caso, esta rambla lleva el agua "desde el valle de Gátova y Marines Viejo, encauza con el Carraixet, pasando por Bétera y desaloja en la costa", explica el experto forestal. Así, cuando existen aportaciones muy fuertes desde las zonas altas "se vigila cuál va a ser la cantidad que va a llegar a la costa", insiste.

El Alcalde de Olocau, Antonio Ropero, destaca la importancia de la prevención tanto para evitar incendios como inundaciones. Y una de las claves es la limpieza. "Desde el año pasado estamos pidiendo una actuación en el cauce a la Confederación Hidrográfica del Júcar para retirar las cañas y la maleza pero todo sigue con la misma suciedad", lamenta.

Ropero asegura que, pese a que en 2011 los técnicos del organismo emitieron un informe positivo para la limpieza del barranco, esta no se ha llevado a cabo. El de Olocau no es el único municipio que espera estas labores. Según el Alcalde, que pertenece a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, es un tema que se acaba de poner sobre la mesa en la última reunión de la misma.

Fuente: Las Provincias.