Pasado, presente y futuro de Olocau

Cerrado

Autor: La loca de la colina
Fecha: 14/03/2011

Amigos de Olocau:

Soy una vecina, residente de urbanización en el término municipal de Olocau. Las personas que no somos nacidas en Olocau pero al que estamos unidas por convivencia temporal pero asidua, aunque sea de modo intermitente, tenemos una visión, creo, bastante distinta de lo que los habitantes nacidos en la localidad trasmiten, al menos a través del Foro.

Olocau es una poblacion encantadora, con una población sencilla, humilde pero que valora mucho sus riquezas, costumbres e historia. Como toda comunidad tiene sus grupos de presion, sus puntos de vista dispares, sus voces altivas y sus calladas respuestas. Pero en lo que interesa, Olocau es un territorio singular, muy atractivo para las personas que valoran la tranquilidad, las relaciones sanas, el mantenimiento de las tradiciones, el desarrollo local y la potenciación de los valores naturales de su territorio.

En toda comunidad, su historia, la vivida, va dando cuenta del carácter de sus gentes y va tomando nota de lo que se ha hecho bien y lo que no. Al margen de disputas políticas, lo que sí se percibe bien en esta localidad es que resulta necesario dotarla de aquellos recursos que le ayuden a progresar. Un progreso, contenido, sostenible, pautado y tal vez lento, pero firme y seguro.

Un pueblo como Olocau debe mirar el futuro con aires de vitalidad, de crecimiento y de altura de proyectos. No se trata de utilizar los recursos naturales desaforadamente ni implantar proyectos descabellados ni llevar a engaño a los habitantes, en estas asignaturas la historia ya nos ha echado cuentas a todos. Se trata simplemente de valorar lo que se tiene, mejorarlo y emprender actuaciones que resulten en sintonía con la historia y el futuro de la poblacion de forma que, sin menoscabar ni un ápice todas las bondades que tiene el municipio (que son muchísimas), se logre dibujar un porvenir que interese tanto a jóvenes como mayores, a nacidos aqui y a los que no lo son, al visitante y al residente, y todo ello en coordenadas de generación de empleo y riqueza, de mantener las potencialidades con que cuenta el municipio pero también incrementarlas o expandirlas.

La lucha por el poder, ante las próximas elecciones, no puede valerse de historias pasadas, no puede encorsetarse en dimes y diretes, no cabe si las pretensiones no son las idóneas para Olocau, la lucha por el poder, ante las próximas elecciones ha de ser limpia, seria y sobre todo honesta, debe estar marcada por metas y por ideas, por ganas de desarrollo y de trabajo, por unión y por un sentimiento unánime de poner Olocau como ejemplo de crecimiento y de convivencia.

Necesitamos en Olocau, alternativas claras de gobierno, programas capaces de contentar a unos, ilusionar a los otros y al menos, que sean reales para los más críticos. Las cosas pueden ser si pueden ser, pero pueden ser si se quiere que sean de determinada manera. El problema es que los que ya han pasado, ya se sabe cómo han trabajado y si no marcan unas pautas muy claras en sus pretendidos futuros gobiernos, el ciudadano no confiará de nuevo en ellos. Los que están, están simplemente pasando el rato y ahora volcados en revalidar, pero para la reválida también hay que estudiar, no se revalida sin esfuerzo, sin enmienda, sin ganas de superación.

Se pueden emprender muchas acciones colectivas desde la imaginación, desde la unión, desde la entrega desinteresada, pero lo importante para que el futuro se perciba mejor no es, desde luego, el estar todo el día criticando lo que hacen los otros.

Cuando se realiza una actividad, un proyecto, una celebración, lo que sea, los organizadores son criticados por los que no han organizado y aquellos se apuran en contestar debidamente, y por supuesto a la defensiva, a quienes les critican. De vez en cuando no está demás, pedir disculpas, decir que aquello que se pudo prevenir no se previó, tomar notas para superar la nota en el siguiente ejercicio. No puede ser que pretendamos que quien haga las cosas las haga siempre bien, pero tampoco puede ser que quien hagas las cosas no acepte la crítica. El que hace las cosas, que, se supone es quien gobierna, debe contar con el voto de confianza de sus conciudadanos que le han votado, pero debe contar también con la crítica de los mismos ciudadanos que le han votado. Son las reglas del juego y si no las acepta no es un político que se precie. Deben acatar la voluntad popular, se muestre en las urnas o en la crítica diaria a sus actos y deben enmendarse para superarse en la próxima accion y si no son capaces de ello, simplemente que deje el puesto a otro más humilde, ya que el humilde es el trabajador callado, el entregado desde el corazón, desde la pasión y desde la ternura que le genera la pertenencia a una tierra.

Olocau es una población sencilla pero de las que hay que conservar, en su esencia, en sus rincones, en cada piedra de sus montañas y no es merecedora de personas o políticos que busquen su vanagloria personal o su enriquecimiento político y económico.

Absolutamente todas las administraciones supraterritorales trabajan muy bien los incentivos a las acciones encaminadas al cuidado y proteccion de la naturaleza, el mercado rural, el de interior está en auge y continua expansión, los modelos de vida pasan, hoy en día, por la búsqueda de horizontes alternativos a la brusquedad de la vida urbana, la cercanía a Valencia y el enclave magnífico de Olocau posibilitan muchos cauces por explorar que coadyuven al crecimiento sostenible de este pueblo que los que no somos de Olocau pero tenemos la suerte de mantener lazos con él también apreciamos y sentimos. Hay personas, muy buenas gestoras públicas que saben coordinar acciones y aunar esfuerzos para hacer posible que las cosas, simplemente vayan mejor.

Es necesario fomentar actividades en Olocau que permitan que los jóvenes vislumbren un posible futuro en él, proyectos que ayuden a los mayores a tener un mayor bienestar en sus últimos años de vida, metas que señalen un crecimiento económico del municipio. Instrumentos los hay y en coordinación con otras administraciones, sectores y los diversos agentes sociales en las diversas materias se pueden formular planes y programas que se traduzcan en un pensamiento positivo para la progresión, la libertad y la paz. En eso es en lo que hay que estar, el que pasó y no vio, el se lo perdió, y los que están y no ven, un día enmudecerán.

Olocau debe exigir a sus gobernantes, mandatarios y dirigentes, sean del color que sean, ideas nuevas, proyectos que se materialicen con el menor de los costos, claves de modernidad y creacion de empleo, impulso del turismo y comercio local, cohesión económica y cuidado del medio ambiente y todo aquello que se denuncia, debe tener al menos una respuesta. Y los pretendientes a gobernantes locales deben ser, ante todo, ciudadanos de Olocau pero antes que ello, personas.

Autor: El llop olocauí
Fecha: 14/03/2011

No puedo estar más de acuerdo con usted, tanto en el fondo, como en la forma. Se puede decir más alto, que tampoco es necesario, pero es imposible decirlo más claro. Mis más sinceras felicitaciones por su exposición y su discurso. Un cordial saludo.

Autor: Garrofereta
Fecha: 14/03/2011

Totalmente de acuerdo con el mensaje de "La loca de la colina", coincido con "Llop", se puede dedir más alto pero no más claro.

El problema que tienen todos los politicos que han pasado por el Ayuntamiento de Olocau en los ultimos años, es que no aceptan la crítica como tu dices y en muchos casos en vez de enmendarse utilizan la soberbia y el despotismo, el grado de humildad no les llega ni a los tobillos.

Autor: Vereda
Fecha: 14/03/2011

Si les llistes per a les properes eleccions encara no estan tancades, jo suggeriria a la llista més progresista (PSPV-PSOE) que intentara fitxar a "La loca de la colina", seria una bona gestora/gestor municipal. Té molt de trellat tot el que diu i com ho diu.

Autor: Caballa
Fecha: 14/03/2011

Amiga "Loca de la Colina", permiteme que difiera de ti, no en el fondo, pero si en la forma de exponer tus deseos de progreso para Olocau.

Llevo vinculado a este pueblo toda mi vida, y ya pasa de la cincuentena. Desde que era muy joven, quiza 15 años, he asistido junto a algunos amigos, compañeros de Olocau a la muerte lenta y agónica del pueblo que me vio nacer, sin que quienes tenian la responsabilidad de liderar el progreso de este pueblo hicieran nada. Y cuando algo se hacia era en interes particular.

Desde Facundo, para mas señas, suegro de la actual Alcaldesa, pasando por "el Rullo", jefe de Falange en Olocau, para mas señas, y que pago algunos de sus atrevimientos en la carcel, hasta Agustin Agusti, penultimo Alcalde del PSOE en Olocau y ahora Ascencion Arnal, despues de todo este tiempo Olocau no ha parado de agonizar lentamente.

Sobre el papel todos tienen buenas ideas. No creo que nadie de los que aqui escribimos o leemos tenga nada que objetar a tus inquitudes, deseos y propuestas, pero la realidad es bastante mas cruda. Hay que tomar decisiones de gobierno, hacer apuestas valientes, meditadas, prudentes y con un punto de osadía.

Los ciudadanos cada vez estan mas lejos de sus gobernantes, porque unicamente les necesitan antes de unas elecciones. Entienden que la legitimidad democracia es una patente de corso para tomar decisiones en contra de la sensatez y los intereses ciudadanos. Ahora de pronto todos los partidos aparecen y nos cuentan las bondades de su programa. Unos ya estaban y tienen poco que demostrar y los nuevos que llegan, personalmente no me merecen demasiada confianza, pero ahi estan, son una opcion mas.

Olocau necesita una apuesta por erradicar personalismos y ocurrencias caprichosas.

Los futuros dirigentes de este pueblo deben pensar estrategicamente si queremos revitalizar Olocau. Permiteme que te diga que reconociendo que el sector turistico puede ser un valor a promover en relacion con los ecosistemas de la zona, no debe ser el sector predominante.

Olocau esta inmerso practicamente en la metropoli valenciana. Bien situado respecto de las vias rapidas de comunicacion actuales y futuras. De tal manera que el sector economico predominante debe ser el industrial, situando las zonas de desarrollo economico cerca de esas vias de comunicacion presentes y futuras.

El turismo siempre será un complemento importante, pero recordemos que el sector turistico tiene su soporte en la estacionalidad de las actividades y el empleo, bajos salarios, y empleo precario.

Aquel que crea que Olocau es el jardin para el descanso del guerrero de Valencia capital debe olvidarse de esa cuestion.

Olocau necesita progresar en todos los aspectos, pero sobre todo necesita generar empleos en su término municipal, desarrollares economicamente y sus gobernantes, insisto deben aportar una vision estrategica que nos posiciones en una buena posicion ante la salida de esta crisis.

Autor: El llop olocauí
Fecha: 14/03/2011

Convecino Caballa, estoy prácticamente de acuerdo en casi todo lo que expones, salvo en el tema del turismo y la industria.

El turismo rural puede ser una fuente de ingresos que hasta ahora no se ha explotado, y no tiene por qué ser estacional, piénsalo por favor, ni tampoco tiene por qué ofrecer empleo precario, más bien todo lo contrario. Contamos con enclaves maravillosos que suponen un activo importantísimo para conseguir esto, y es la Sierra Calderona, sus rutas, su historia, etc. y todo ello a apenas media hora de Valencia. Tenemos una ubicación privilegiada que otros quisieran tener, otros que ya están haciendo negocio con el turismo rural desde hace mucho tiempo. Por otra parte el entorno puede darnos más aun, pero vamos a dejar que se estrujen el coco, no voy a regalar ideas, eso cuando toque.

El tema industrial es más delicado, aunque necesario, pero siempre que el tipo de industria que se instale sea no contaminante, una industria limpia y sin problemas añadidos. Por lo demás comparto tu discurso, como te decía anteriormente, en gran medida. Un cordial saludo.

Autor: Vicent Navarro Sierra
Fecha: 15/03/2011

Amiga "Loca", Olocau es un municipio con un territorio bastante singular, con un potencial de desarrollo enorme a largo plazo. Gobernar este pueblo como cualquier otro no es tarea fácil. Los ciudadanos esperamos que nuestros gobernantes tengan una varita mágica con la que resolver nuestros problemas el día después de unas elecciones municipales. Pero esa varita no existe.

La mayoría de los municipios españoles tiene actualmente problemas económicos muy importantes. La inexistencia de una Ley que garantice una financiación adecuada para los ayuntamientos a ayudado a que la situación sea muy complicada. Pero esta no es la única razon. Ha habido tambien una clara irresponsabilidad por parte de los gobernantes que han creido, después de mas de 20 años de bonanza económica, que todo el monte era orégano y se han dedicado a generar servicios, en muchos casos de lujo, que han esquilmado las arcas municipales. La suficiencia financiera es necesaria pero la eficiencia financiera es exigible a quienes nos gobiernan en los municipios. Y Olocau no ha sido ajeno a esta situación de la que no es la única responsable la actual alcaldesa, pero que seguramente también ha contribuido a ello.

Es muy positivo que de cara a estas elecciones se genere mas competitividad que en las anteriores. No estaría de mas que quienes se vincularon a Esquerra Unida en los anteriores comicios, de nuevo presentaran su candidatura, porque tienen mucho que aportar.

Guillermo, Miguel, Toni, M. Carmen deberían pensar que ellos fueron quienes dieron el paso adelante para cambiar las cosas en Olocau, y que a pesar de los problemas han aportado mucho a este pueblo.

Bienvenidas sean todas las opciones.

Siempre que se habla de desarrollo económico se piensa en el turismo. El turismo puede ser una fuente economica importante, pero no debe ser la única. Caballa da en el clavo cuando define los inconvenientes del sector turístico, en los que estoy de acuerdo. Pero ademas el sector turístico historicamente ha sido uno de los sectores mas agresivos para el entorno natural. Recordemos Benidorm, Marina d’or, La manga del Mar Menor etc. Es cierto que no estamos hablando de la mismo clase de turismo, pero no debemos olvidarlo. Solo baste recordar algunas de las estrategias territoriales-turistico-economicas relacionadas con la promocion de campos de golf para residentes extranjeros.

Creo que la virtualidad de Olocau esta en que tiene un territorio muy diverso que puede desarrollarse económicamente con actividades complementarias entre ellas. Pero para eso es necesaria una estrategia territorial y económica a medio y largo plazo. Nada se hace de la noche a la mañana.

La industria, la pequeña y mediana empresa, los pequeños talleres, los artesanos, la industria que investiga tiene en Olocau un lugar excelente para ubicarse. Siempre con la garantia del respeto al medio ambiente.

Pero mucho mas que eso necesitamos una nueva clase política, mas implicada, que no sea autista respecto de las necesidades de sus vecinos, que no se dedique a vender humo, y que haga de la participación un elemento transversal en su quehacer diario.

No se si en estas nuevas elecciones tendremos esa suerte, pero sería deseable.

Autor: La loca de la colina
Fecha: 15/03/2011

Amigos de Olocau:

Bueno veo que el foro da de sí... Estrategia territorial, recuperación de comercio tradicional y artesanal, potenciación del turismo, implementacion de nuevas industrias, plan de saneamiento económico municipal, etc, etc. Instrumentos a considerar, a analizar y a instrospectar. Ese, creo, es el lenguaje que hay que utilizar si queremos, entre todos, (al margen de señas de identidad y de colores políticos) conseguir que Olocau crezca, progrese y resulte ser un ejemplo de buen hacer y gobierno. Eso es lo que se debe hacer: establecer pautas, que sean razonables, que sean acordes a la idiosincrasia de nuestro municipio, que puedan convertirse en realidades nuevas para Olocau, que, finalmente, ayuden a la recuperación de la economía y de la riqueza, que fomenten la continuidad de la vida en el pueblo y que generen a las personas que lo habitan, sea en modo continuo o intermitente, ilusiones de proyectos de futuro.

Observo diferentes puntos de vista pero, en esencia, hay un denominador común: la búsqueda de qué hacer en Olocau y por Olocau. Y, creo, de eso se trata, esa es la clave, trabajar en una única dirección.

No se trata de impulsar tremendamente el turismo y olvidar todo lo demás, no... Se trata de equilibrar la balanza, apoyarnos en los valores que nos ofrece nuestra propia comunidad y marcar nuevas metas o proyectos que sean viables, que aporten bienestar y riqueza y que, aunque, algo nos cuesten a todos, sirvan para engendrar actuaciones de futuro en las que se impliquen los distintos colectivos con voz suficiente en la materia.

Se podrá prever un crecimiento sostenible y equilibrado para Olocau que ayude a que el pueble en vez de apagarse y morir, siga creciendo, ¿no? Se podrán estudiar fórmulas de implantación de actividades, tradicionales o nuevas, que de la mano de instrumentos de colaboración con administraciones competentes en la materia o con agentes del sector den las claves en la gestión y fomenten también ese crecimiento, ¿no? Se podrá pensar en implantar industria en Olocau, no un polígono industrial que sea mayor que el casco urbano, pero sí un pequeño polígono que genere un mayor arraigo de nuestros vecinos a la localidad, ¿no? Se podrán fijar coordenadas de ahorro del gasto público y un control exhaustivo del mismo que facilite que las inversiones se realicen en términos de eficiencia, ¿no? Se podrán establecer mecanismos de actuación que motiven a los jóvenes del municipio a quedarse en él de modo constante y habitual, ¿no?

Pero todas estas empresas, pasan, desde luego, por una gestión municipal adecuada, que arbitre y coordine, que analice y prevea, que exponga y escuche, que ejecute y rinda cuentas, y para ello, los políticos de turno deben saber estar y saber hacer y para ello, los técnicos municipales deben ser competentes y para ello, los vecinos del municipio deben participar, criticar y ser oídos y obtener las respuestas que demanden, las explicaciones pertinentes y las cuentas resultantes, y para ello, además, todos debemos tener claro que no hay empresa fácil, que no hay metas que no se puedan conseguir, que los caminos no siempre son llanos y que, por encima de todo, las cosas cambian si la voluntad es cambiante, si se ponen los elementos de juicio y de valor adecuados y si el trabajo es arduo, en equipo y con la colaboración desinteresada de los que se van a beneficiar de la acción que, en este caso, se trata de nuestro pueblo, de su futuro y de sus gentes.

Autor: Futuro
Fecha: 15/03/2011

Por lo que parece, después de no estar presentes públicamente para nada en cuatro años mientras los ciudadanos hemos padecido una legislatura nefasta para nuestros intereses y por ende los del Municipio de Olocau, nos aparecen de cara a las próximas elecciones salvadores por todos los lados.

Solo querría hacer una reflexión, ¿dónde han estado estos cuatro años?

Los primeros en presentarse en público según manifiestan en el Foro son los Independientes.

Parece cierto tal como se dice, que primero han pretendido darle continuidad al actual equipo de gobierno tirando a los que están ahora para aparecer ellos en primera línea, refundan el PP de Olocau y claro, de esta manera estarían arropados por esas siglas. Menos trabajo de papeleo.

Al no aceptar esto la dirección del PP se "hacen independientes".

Del PSOE, al menos por el momento no pueden ser, este partido ha estado en la oposición y parece ser que sigue tal como esta, Antonio Ropero como cabeza de lista.

Por último de IU no pueden pretender ser pues esta contaminada por la actual legislatura y además quizás ideológicamente les caiga un poco lejos.

Seguro que tenemos nuevas sorpresas para las elecciones, alguien más saldrá.

Así es que por el momento con la bandera de independientes (ya que no hemos podido ir como PP 2) van a la victoria segura.

Autor: Ecológico
Fecha: 16/03/2011

Menos mal que solo han sido cuatro años y no 20 tras consecutivas legislaturas padeciendo inactividad municipal, menos mal "Futuro" que esos 20 no tuvieron continuidad.

Bien recibido sea cualquier grupo de personas que procedan con honradez, dispuestas a garantizar los intereses del ciudadano y no del político, que sean capaces de conducir sus actividades dentro de los límites legales, pero tambien dispuestos a cargar con el caos y desbarajuste que se ha ido acumulando desde tiempos pasados.

Los independientes sean de una doctrina u otra, mejor eso que adherirse a la opinión de un partido con preferencias a los intereses generales.

El PP e IU deben estar contaminados por toda la mierda de procedencia anterior que han tenido que tragar pese a todas las críticas de los señores del Estado de Jalisco.

Al PSOE en cambio si que habria que preguntarle, pero no donde ha estado estos cuatro años, sino donde estuvo aquellos 20.

Suerte a la Agrupación de Independientes de Olocau.

Autor: Santiago
Fecha: 16/03/2011

Esos que se llaman independientes son la derecha de verdad.

El PP aqui en Olocau son unos corderitos comparado con los que se dicen llamar independientes.

No nos va a quedar mas remedio que volver a votar al PSOE.

Autor: Vei
Fecha: 20/03/2011

Este grupo nuevo son "los fachas" de toda la vida, la extrema derecha de Intereconomía.

Cerrado