El ex Alcalde de Olocau dimite

Cerrado

Autor: Jaime
Fecha: 05/02/2010

Tantos años en el poder hizo que se corrompiera; pero no hay que olvidar que para que eso ocurra muchos han tenido que beneficiarse indirectamente. Es decir, coger algunas migajas que les iba entregando para tenerlos contentos y que callasen.

Consecuentemente, los concejales que estaban con él tienen mucha culpa; tambien, el secretario del Ayuntamiento debía conocer los chanchullos y, como no, el arquitecto y todos aquellos que le han ido tapando las corruptelas que, sin lugar a dudas, debían conocer. Sus vecinos le han visto enriquecerse; cuando era tan solo un simple empleado de banca y encima, le votaban; por ello deben sentirse avergonzados o, al menos, tienen que pensar que: ¿fuimos engañados? Posiblemente no. En un pueblo tan pequeño se conocen muy bien y saben donde pisa cada uno.
No menos culpable fue el pretender subirse al carro de la especulación de los PAI, intentando hacer 14000 viviendas a 3 km fuera del casco urbano y, según se comenta, parte de éstas para Protección Oficial, con el fin de meter a los usuarios de las actuales viviendas del Yang Shampó y de la Coma, cuyos terrenos, por su ubicación, valen ahora una millonada, pretendiendo crear un monstruo que hubiese fagotizado al pequeño municipio, incapaz de mantener ese complejo urbanistico y crear un caos de seguridad ciudadana monumental en la zona. Esperamos que este proyecto nunca pueda llevarse a cabo; pero hay que estar muy alerta; el dinero puede mucho. Así que: ¡Cuidado con lo que se vota! Posiblemente aún existan compromisos ocultos con la promotora del PAI.

Por consiguiente, no solo es culpable este individuo, sino todos aquellos, sus conciudadanos, que con sus votos, sus pequeñas prebendas y su silencio permitieron que se llegase a esta situación.
Los españoles tenemos que aprender y ser capaces de dar la espalda a aquellos cuyas acciones vemos que son impropias de un buen ciudadano. Despreciarles y separarlos de nuestra amistad, con el objeto de evitar que, por nuestra comodidad e incluso hipocresía, persistan en sus acciones y, encima, pensando que los demás somos tontos.
Debemos empezar a olvidarnos de los partidos y pensar muy bien a quienes elegimos: a personas bien conocidas del pueblo, con raices familiares en el mismo. Aquellas, que viven y van a vivir entre nosotros y que, fácilmente, podemos conocer su trayectoria, rechazar a charlatanes y salva-patrias. Sobre todo evitar caer en la tentación de elegir a éstas por siglas, las cuales nos encasillan y condicionan nuestro verdadero juicio.

Siempre me gustó este pueblo, mis tios veraneaban ahí y de joven era un placer ir de excursión a la Fuente de la Salud y de acampada a otras fuentes, que ahora no recuerdo.

Autor: Pepo
Fecha: 08/02/2010

"Ha dimitido", él sabrá porque lo ha hecho, pero yo me pregunto: ¿donde queda la ética más primaria de los que estaban al tanto de todo y lo han permitido?.

Autor: Vecina
Fecha: 09/02/2010

Me parece muy bien la actitud del ex Alcalde al dimitir, la verdad es que lo tendría que haber decidido mucho antes, cuando todo este problema empezó. Creo que no es una persona merecedora de la confianza de los vecinos de Olocau, nos ha engañado con sus mentiras. Es verdad que los vecinos tenemos mucha culpa al seguir votando y votando en las elecciones, pero algo he de decir, yo personalmente nunca le he votado a él, siempre he intentado un cambio y la verdad es que ha sido imposible, él siempre se ha rodeado de gente mayor y simpatizantes que, independientemente de que las cosas fueran bien o mal, le seguian votando.
Lo que no puede ser es que un municipio como el de Olocau, que está a un paso de Valencia, tenga tan pocos servicios, lo único que se está consiguiendo es que la gente se marche a otros municipios.

Autor: Anónimo
Fecha: 10/02/2010

Pepo, es lo que hay amigo, poca ética, menos decencia, ni ápice de honestidad, saca tus propias conclusiones.

Cerrado