Construyen dos balsas para 230 millones de litros de agua junto a unos chalés en Olocau

Autor: Levante-EMV
Fecha: 03/03/2007

Vecinos de la urbanización Pla de Marco, de Olocau, están estudiando alegar contra la decisión de la Generalitat de construir dos balsas de riego con capacidad para almacenar cerca de 230 millones de litros de agua a apenas treinta metros de sus viviendas. Según han explicado estos vecinos, la conselleria de Agricultura utilizó unos planos de la década de los ochenta - anteriores a la construcción de sus chalés - para decidir la ubicación de las balsas en una vaguada natural, cuyas obras para instalar las infraestructuras ya se han iniciado.

Los habitantes del Pla de Marco no sólo temen el peligro que supondría para ellos un desbordamiento de las balsas sino que también se quejan de las molestias que ocasionarán, ya sea por el ruido o por los olores que desprenderán las aguas estancadas junto a sus casas. La más grande de las balsas -que servirá para abastecer a los regantes del municipio vecino de Bétera- se está levantando en una parcela de 52.000 m2 y tendrá una capacidad de almacenamiento de 189.080 m3 de agua, según figura en la misma descripción del proyecto. Según pudo comprobar este periódico, actualmente se están realizando las labores de desescombro de la zona, cuyos excedentes (118.335 m3) se transportan a un vertedero.

A este respecto, el Alcalde de Olocau, José Agustí (PSPV) aseguro que ni la Generalitat ni la Comunidad de Regantes de Bétera han solicitado los permisos municipales pertinentes para realizar los movimientos de tierra ni para llevar a cabo las obras, por lo que aseguró que a principios de la próxima semana procederán a paralizar las labores que se están llevando a cabo en la zona. En el mismo proyecto se recoge que una vez este construida esta balsa, el perímetro de la misma se situará a 32 metros de la parcela más cercana. Según los vecinos, en los planos topográficos utilizados por Agricultura para ubicar la infraestructura, no figura esta parcela (que fue adquirida por sus dueños como suelo urbano en 1991) ni las aledañas, y sólo se ve una caseta situada a más de cien metros de la vaguada. Por ello, el pasado mes de diciembre se reunieron con los técnicos de la Conselleria, aunque -aseguran- estos sólo se comprometieron a apartar unos metros la balsa principal.

Fuente: Levante-EMV.