Relaxing cup of café con leche in the Plaça Major

Cerrado

Autor: Olocauero
Fecha: 11/10/2013

Después de ver como hacemos el ridículo a nivel internacional es inevitable no darse cuenta de las similitudes que existen entre las diferentes clases y niveles políticos de nuestro país.

Llevamos ya algunos años presentando la candidatura de Madrid a los juegos Olímpicos, despilfarrando dinero e invirtiendo en infraestructuras que nadie necesita, año tras año, a pesar de la crisis actual parece que nuestros políticos prefieren recortar los derechos fundamentales de los ciudadanos y seguir apostando por aquello que les hace mas ilusión.

No es de extrañar, con la formación y el nivel intelectual de nuestros políticos era inevitable hacer el ridículo y basar nuestra candidatura en la ridícula idea del relaxing cup of café.

En Olocau, no ibamos a ser menos, para que una élite de ciudadanos se pueda tomar su relaxing cup de café con leche in the Plaça Major hemos pintado medio pueblo, cerrado la plaza entera, para luego mas tarde cerrar sólo media plaza, para luego abrir un parking público, para luego cerrarlo.

Todo esto ha costado un buen dinero, ha generado y sigue generando problemas a los vecinos del pueblo, repartidores y demás personas que nos visitan.

Las facturas de toda esta idea ridícula seguro que suman mas de 10.000 euros (y me quedo corto) y ahora las tendremos que pagar entre todos y perder otras cosas necesarias para las que resulta que nunca hay dinero.

¿Alguno de todos los que están al frente de estos gastos va ha tener alguna responsabilidad?

Estaría bien que una parte de ese dinero malgastado lo pagaran entre TODOS los políticos del Ayuntamiento y los funcionarios que han participado y permitido esa MALA GESTIÓN, porque para eso se les paga a UNOS y a otros.

¿Estaría bien, verdad? Ahora los que se están riendo son ellos... "¿Un político pagando? Jajaja, ¡que cosas!". Y mientras ellos se ríen nosotros a pagar y callar.

Autor: Vecino
Fecha: 12/10/2013

Lo de las Olimpiadas de Madrid, de acuerdo. Cuando se tiene razón, se tiene.

Todo lo demás, oiga, lo de siempre. Largas colas de camiones repartidores esperando entrar al pueblo a entregar su mercancía, etc. Los que llegamos al pueblo encontramos aparcamientos señalizados correctamente como corresponde al siglo XXI. Me gustan las sombrillas del bar de la plaza, dan modernidad, están a juego con las flores.

El cierre del parking junto al puente, al estar la puerta cerrada, pues no servía de mucho. Mejor no gastar dinero si no es útil, el tiempo dirá.

A los funcionarios, mi respeto, es lo que merecen.

Cerrado